“No tengo edad, tengo vida”

Terapia de Reiki


Reiki es una palabra sánscrita que significa “Energía Universal”. La palabra Reiki contiene dos vocablos japoneses, Rei y Ki, y se refieren a dos formas de energía que son fundamentales:

Rei “energía del universo”. Todos los seres estamos conectados a esta forma de energía. Cuando fluye libremente a través de nosotros, produce salud y bienestar.

Ki “energía vital” que circula dentro del organismo de los seres vivos. Esta energía y la calidad de la misma, difieren de un ser a otro.

El objetivo básico de un tratamiento es integrar e interactuar en forma armoniosa el Rei (energía del universo) con el Ki (energía vital interna) para el restablecimiento de su salud.

El Reiki, como técnica de canalización y transmisión de energía vital, se fundamenta en un emisor o canal que, a través de la imposición de manos u otros métodos (según el nivel) transmite Reiki (energía universal) a un receptor que puede ser él mismo u otra persona (presente o no en el espacio-tiempo). Al incrementar la energía del paciente se permite que sus propios recursos naturales se ocupen de la enfermedad o lesión de la manera más eficaz e individual.

La terapia Reiki pueden recibirla seres humanos (adultos sanos, enfermos, embarazadas, niños, bebés) animales y plantas. No es necesario tener fe, es suficiente con un sano escepticismo y cierto grado de franqueza y confianza.

Es una terapia complementaria a la medicina convencional y terapias psicológicas reconocida por la O.M.S (Organización Mundial de la Salud)

Inicio      Acerca de mí      Terapias      Formación      Para saber más